Crece el voluntariado corporativo para mejorar la reputación externa

El 69 por ciento de las empresas españolas realizan actividades de voluntariado corporativo. Sin embargo, el 31 por ciento de las empresas consultadas no tienen un plan de voluntariado corporativo. Un tercio de ellas no se lo han planteado, aunque no todas descartan la posibilidad. No obstante, como dato optimista, tan solo el 12 por ciento de las empresas sin voluntariado corporativo no tienen intención de entrar en este ámbito.

Los objetivos que más valoran son la implicación en la transformación de la sociedad, así como la mejora del clima laboral y el fortalecimiento del compromiso de los empleados. La transparencia, la seriedad y el compromiso de la institución son claves para elegir la entidad sin ánimo de lucro con la que poner en marcha estas acciones sociales.

Estos datos se desprenden del Informe de Voluntariado Corporativo 2013, realizado por el Observatorio de Voluntariado Corporativo, que se ha presentado recientemente. Este Observatorio, coordinado por Cooperación Internacional ONG e IESE Business School, cuenta con la colaboración de Iberdrola, Fundación Repsol y Fundación Telefónica.

La principal razón que mueve a una empresa a implantar un programa de voluntariado corporativo es, según el estudio realizado, atender necesidades de tipo social. En cuanto a las motivaciones internas, el aumento del orgullo de pertenencia y la mejora del clima laboral son las más destacadas; mientras que en los motivos de reputación externa, la imagen de marca aparece como objetivo fundamental de la estrategia de este tipo de voluntariado.

La mayoría de los programas implantados por las empresas españolas son de actuación local, con objetivos sociales y de carácter general más que de aplicación de conocimientos y capacidades propias del negocio; los colectivos beneficiarios son infancia y juventud y/o personas con discapacidad; se trata de acciones diseñadas para realizarse en grupo; y su origen está tanto en las propuestas de los empleados como en la oferta de las instituciones del Tercer Sector colaboradoras, entidades que se elegirían principalmente por la amplitud de su oferta y la reputación.

La evaluación cualitativa y cuantitativa de los resultados es un proceso importante dentro de la puesta en marcha de los programas de voluntariado corporativo. La gran mayoría de las empresas afirma realizar algún tipo de evaluación con respecto a los objetivos (78 por ciento), la satisfacción de las entidades sociales (71 por ciento) y, sobre todo, si estas acciones cumplen las expectativas de los propios empleados (88 por ciento). El hecho de medir la satisfacción constituye una herramienta de mejora de la calidad pero sería muy conveniente contar con evaluaciones de impacto que permitan conocer los resultados del plan de voluntariado corporativo puesto en marcha.

Sin comentarios | Leído 95 veces
Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *