Discapacitados, un caladero de talento sin explotar | José Antonio Carazo

Discapacitados, un caladero de talento sin explotar

Hoy se celebra el Día Internacional de la Discapacidad. Según el último informe de la Base de Datos Estatal de las Personas con Discapacidad, que publica el Instituto Nacional de Estadística (diciembre 2014), un 4,7% de la población española en edad laboral son personas con discapacidad. De ellos, un 35% están desempleados, lo que supone una mayor tasa de desempleo de este colectivo respecto a la población total. Las cifras aumentan considerablemente hasta el 72,1% cuando se habla de los jóvenes de entre 16 a 24 años.

Según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, la contratación indefinida entre personas con discapacidad se incrementa a un ritmo del 13%. Entre enero y octubre de 2015 se han firmado más de 200.000 contratos con personas con discapacidad. Todo hace prever que 2015 se cierre con datos positivos después de que en 2014 se alcanzasen los 203.025, lo que supuso el 1,21% sobre el total de la contratación a nivel nacional.

Esta semana se ha presentado el estudio “Jóvenes, Discapacidad y Empleo”, elaborado por las Fundación Randstad y por la Fundación Atresmedia, según el cual los jóvenes menores de 30 años, estando profesionalmente cualificados, cuentan con relaciones laborales menos estables y salarios más bajos, incluso si la comparación se hace con el colectivo de personas con discapacidad. La falta de experiencia combinada con la escasez de oportunidades laborales dificulta de manera especial su incorporación al mundo laboral. Además, una vez dentro de sus empresas, también tienen mayores dificultades para su desarrollo profesional.

Las principales conclusiones del estudio son:

  • Los jóvenes sólo representan el 10% de los trabajadores con discapacidad.
  • El 56% de las empresas (56%) manifiesta tener interés en contratar personas con discapacidad, si bien más de la mitad de las empresas declaran tener más problemas para encontrar profesionales con discapacidad adecuados a sus necesidades.
  • La inclusión de las personas con discapacidad crece con el tamaño de la empresa pero la mayoría carece de una política específica.
  • Las empresas de mayor tamaño recurren en mayor porcentaje a las entidades especializadas para la selección y contratación de este colectivo.
  • Las dificultades que las empresas encuentran en la integración de las personas con discapacidad no están relacionadas con la persona en sí.
  • Los profesionales jóvenes menores de 30 años cuentan con un mayor equilibrio de género.
  • La cualificación de los jóvenes actualmente es superior a la de generaciones anteriores. El 48% tiene titulaciones universitarias o de FP.
  • La falta de experiencia es su principal barrera no sólo para su incorporación sino también para su desarrollo profesional. Disfrutaron de menos ascensos y menor aumento de sueldo.
  • La valoración que hacen tanto las empresas como los compañeros de trabajo de las personas con discapacidad sobre su incorporación es altamente positiva.
  • Los jóvenes con discapacidad valoran la relación con sus compañeros y el reconocimiento a su trabajo por encima de las condiciones salariales.
Sin comentarios | Leído 23 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*