Diversidad e Inclusión: Are you REDI?

Según un informe de Credit Suisse, las empresas con políticas inclusivas en materia de diversidad sexual son un 3 por ciento más rentables y otro informe de McKinsey asegura que los profesionales que están ‘fuera del armario’ son un 24 por ciento más productivos. Al margen de que estas cifras reflejen una realidad tangible (siempre es difícil tangibilizar lo cualitativo) lo cierto es que la realidad social y –por lo tanto- empresarial se está orientando a eliminar trabas discriminatorias en todos los sentidos y, lo que puede ser más importante, a fomentar políticas de apoyo a la diversidad e inclusión.

El pasado mes de julio se presentó REDI, Red Empresarial por la Diversidad e Inclusión LGBTI+. Se trata de una plataforma de directivos y profesionales vinculados a la empresa cuya finalidad es “fomentar entornos de trabajo inclusivos donde lo que se valore sea el talento”, en palabras de Miguel Castro, presidente de REDI y Director de Liderazgo para la Cultura y la Identidad en SAP.

La iniciativa lleva ya tiempo trabajando aunque su puesta de largo haya sido reciente. Sus primeras actividades se remontan al año 2015, aunque es ahora cuando se ha constituido finalmente como asociación empresarial. Sus fundadores se han inspirado en entidades internacionales como Stonewall en el Reino Unido y Out&Equal en Estados Unidos y entre las empresas que la apoyan están Accenture, Amadeus, AXA, Banco Santander, Hogan Lovells, Lilly, Nationale-Nederlanden, P&G, SAP, Sodexo, Uría y Menéndez y Willis Towers Watson.

La principal misión de REDI está en el compromiso de las empresas que la componen de fomentar un ambiente inclusivo y respetuoso en sus propias organizaciones  en el que se valore el talento sin importar la identidad, expresión de género u orientación sexual de sus empleados. Una labor en la que es preciso llevar a cabo una actitud proactiva desterrando comportamientos sexistas y discriminatorios, promoviendo actitudes inclusivas y eliminando los prejuicios (especialmente los inconscientes) mediante protocolos de actuación y acciones formativas.

Como todo cambio cultural, la labor de REDI –y e otras iniciativas- debe ser como una lluvia fina que vaya calando en el tejido empresarial que, al cabo, no es sino reflejo de la sociedad en la que se desenvuelve. Los cambios legales pueden acelerar estos cambios, pero más allá de lo punitivo los cambios deben de ser actitud, de liderazgo y de comportamiento.

Sin comentarios | Leído 34 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *