España creó 267.000 empleos en 2014 y creará 300.000 más en 2015 | José Antonio Carazo

España creó 267.000 empleos en 2014 y creará 300.000 más en 2015

España ha creado 267.000 nuevos puestos de trabajo en el periodo octubre 2013 – septiembre 2014, lo que supone un aumento interanual del 1,6 por ciento, según constata el 45º Índice Laboral ManpowerGroup “La consolidación de la mejora del empleo y perspectivas en el horizonte 2023”, presentado hace unos días por Raúl Grijalba, presidente ejecutivo de ManpowerGroup, y por Josep Oliver, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona y autor del estudio.

Este dato contrasta muy claramente con el registro alcanzado en el mismo periodo del año pasado, en el que la ocupación sufrió una caída del -2,4 por ciento (412.000 empleos menos), por lo que el país “podría acabar el ejercicio 2014 con la creación de empleo neto de entre 50.000 y 100.000 puestos de trabajo”, según el profesor Oliver.

Pero, lo mejor está por venir. Teniendo en cuenta estos datos sobre el mercado de trabajo del país, y si el crecimiento se establece en tasas entre el 1,5 y el 2 por ciento anual, el profesor Oliver augura “la creación de entre 200.000 y 300.000 puestos de trabajo para finales de 2015”. Sin embargo, la economía española no está aislada de los devenires económicos de los demás países. En este sentido, la ralentización de la economía en Alemania y Francia, condicionada en gran medida por la reducción en el crecimiento económico de los países BRIC, puede suponer un freno para la recuperación del empleo en España, que se agudizaría si Europa entrara de nuevo en recesión, algo que a día de hoy parece poco probable.

Según el Índice Laboral ManpowerGroup, un clásico de referencia para tomar el pulso al mercado laboral es España, las siguientes:

  • Las principales conclusiones que se pueden extraer son el aumento del empleo asalariado, indefinido, a jornada completa, y el descenso de la subocupación reflejan la estabilidad de fondo del mercado laboral del país.
  • Los técnicos y trabajadores cualificados son los perfiles que mayor crecimiento han obtenido en el periodo octubre 2013 – septiembre 2014.
  • España podría crear cerca de 250.000 puestos de trabajo netos anuales en 2015 y 2016, siempre condicionado por el crecimiento económico de la economía europea.
  • La pérdida de activos jóvenes (de 16 a 39 años) en el panorama español podría alcanzar los 2,2 millones en el año 2023.

Los cimientos de la recuperación

La solidez del crecimiento en el mercado de trabajo del país se refleja en un cambio de tendencia en varios de sus indicadores, que reflejan cómo algunos de los colectivos más perjudicados por la crisis por vez primera empiezan a recuperarse. Estos rasgos se vislumbran, por ejemplo, en la tipología del contrato, la duración de la jornada e incluso en el aumento de contratación de perfiles laborales con tendencia a la baja durante la crisis y en sectores económicos afectados durante estos 7 años.

Otro de los indicadores que muestra la fuerza de fondo del panorama laboral español es el aumento de la jornada completa, que alcanza un 1,8 por ciento en comparativa interanual, un rasgo diametralmente opuesto al reflejado durante el conjunto de la crisis, donde los contratos a tiempo completo sufrían constantes caídas. Este rasgo entronca con los datos sobre subocupación, es decir, aquellas personas que querrían trabajar más horas, que ha caído un -7,0 por ciento en el ejercicio que finaliza en septiembre de 2014, cuando la dinámica predominante desde el inicio de la crisis había sido de crecimiento.

¿Qué pasará en 2023?

Si se analizan los activos por grupos de edad, el colectivo de 16 a 39 años pierde cerca de 1,6 millones, mientras que los activos de 40 a 66 años aumentan en casi 1,5 millones, muestra evidente del proceso de envejecimiento de la población activa. Según este escenario, es urgente que se adopten medidas destinadas a paliar las repercusiones de esta situación, cuyo impacto económico y social puede llegar a ser grave. El envejecimiento de los activos de 16 a 66 años en 2023, según distintas hipótesis de actividad. 2014-2023 Porcentajes de la población de 16 a 66 años.

Asimismo, si se estima un crecimiento del 1 por ciento anual durante los 10 próximos  años, para la hipótesis intermedia el empleo habrá aumentado en unos 2 millones en 2023, cerca del 11 por ciento. En este sentido, este aumento produciría una redistribución de la fuerza laboral dependiendo de la edad de los activos. Los empleados más jóvenes (16 a 39 años) se reducirían un -4,7 por ciento, de los 7,5 millones actuales a los 7,1 millones en 2023, mientras que el grupo de 40 a 66 años ganaría 2,3 millones (+26,6 por ciento) y alcanzaría los 12 millones.

Al igual que ocurre en la actualidad, la pérdida de activos en un futuro junto al crecimiento del empleo deriva en una reducción cercana a los 2,1 millones del volumen de parados, pasando de los 5,8 millones de parados en septiembre de 2014 a los 3,7 millones en 2023. Este retroceso del 35,7 por ciento comporta una bajada muy importante en la franja de edad joven (-39,7 por ciento), influenciado en gran medida por la caída de activos.

Sin comentarios | Leído 53 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*