España no reduce la brecha entre la formación de sus jóvenes y las necesidades de las empresas

Ayer hablábamos de las tendencias en búsqueda y captación de talento para 2016. También nos referíamos a que cada empresa necesita un tipo distinto de talento. En los últimos años desde muchas tribunas se ha reiterado un mensaje: tenemos la generación mejor formada y una enorme tasa de desempleo entre los jóvenes. ¿Cómo es posible esto?

Lo de la tasa de desempleo es un hecho, son datos, pero lo de la formación ¿es realmente así? ¿Tenemos a los jóvenes mejor formados o tenemos la mayor cantidad de licenciados/graduados? Y, en el caso de que todos (o la gran mayoría) tenga la formación adecuada para incorporarse al mercado laboral, ¿también tienen la que este mercado demanda? ¿El sistema educativo español está ‘fabricando’ la materia prima que necesitan las empresas?

La Unión Europea tiene como objetivo para 2020 que al menos el 40 por ciento de los europeos de entre 30 y 35 años cuente con estudios superiores finalizados, una tasa que en España hoy supera el 42 por ciento. ¿Eso es bueno o malo?

Por otra parte, las previsiones de la compañía de RR.HH. Randstad apuntan a una falta de profesionales con perfiles STEM (acrónimo de Science, Technology, Engineering & Mathematics). De hecho, la demanda de estos trabajadores aumentará en Europa un 14 por ciento hasta el final de la década. Sin embargo, a pesar del aumento de oportunidades laborales de este perfil de profesionales, la UE no cuenta con suficientes para cubrir la demanda prevista.

Como ejemplo, mientras en EE.UU. el 16 por ciento de los científicos proceden de otros países, en la UE esta tasa sólo alcanza el 3 por ciento, lo que supone una carencia que aumentará con el paso de los años. El fomento de la movilidad internacional será uno de los principales retos para reducir al máximo este déficit de talento a lo largo de las próximas décadas.

Las necesidades de profesionales STEM (Science, Technology, Engineering & Mathematics) del mercado laboral nacional no concuerdan con la oferta educativa que seleccionan los profesionales. Las previsiones apuntan a que en 2020 faltarán en España 1,9 millones de trabajadores altamente cualificados, un desajuste que coincidirá con tasas de desempleo elevadas.

Randstad ha detectado un aumento del desajuste entre la oferta profesional del mercado laboral y las necesidades empresariales. Esta situación, que denomina “déficit del talento”, previsiblemente aumentará en el futuro inmediato.

Según el análisis de Randstad, España, Italia y Polonia son los países europeos con mayor tendencia a un elevado déficit de talento en las próximas dos décadas. Esto también ocurrirá en Francia o Alemania, aunque en menor medida, gracias a las políticas llevadas a cabo en la formación de profesionales enfocada a la adecuación a las necesidades de las empresas.

En el caso español, las previsiones de Randstad apuntan a que en 2020 faltarán 1,9 millones de profesionales altamente cualificados, una situación que coincidirá con elevadas tasas de desempleo en otros perfiles de menor formación académica o con especializaciones con menores salidas profesionales.

En España, por lo tanto, existe un importante desajuste entre la cualificación con la que cuentan los profesionales y las habilidades que demandan las empresas.

Sin comentarios | Leído 7 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

*