La educación es la gran asignatura pendiente, ¿y siempre lo será?

José Antonio Marina no se cansa de repetir un viejo refrán africano que dice que “para educar a un niño hace falta toda la tribu”. Ayer matizó sus palabras: “Para educar BIEN a un niño hace falta una BUENA tribu”. No le falta razón. Los altos índices de fracaso escolar y, una de sus consecuencias, la alta tasa de paro revelan que no le falta razón. Si para educar a un niño es necesaria toda la tribu, la esperanza de contar con una buena educación en España goza de muy mala salud. No hay más que ver a nuestra clase política: ¡Vaya tribu! (versión 2.0 de ¡Vaya tropa!).

Ayer se dieron cita en el cine Palafox, de Madrid, un grupo de expertos del mundo de la educación y de la empresa que debatieron sobre la figura del profesor y el liderazgo para cambiar la escuela, a partir del documental Profes, en un cineforum organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), la Fundación Trilema y Human Age Institute. Bajo el título ‘La Educación, prioridad para la agenda de España’, el cine presentaba un lleno digno de las mejores noches de estreno. No está confirmado que asistiera ningún político.

Profes es un excelente documental que ha contado con la colaboración de la Universidad de Cambridge y Dame Alison Peacock, asesora del Gobierno Británico sobre formación docente y evaluación. La directora ejecutiva de la Escuela y Centro de Investigación Educativa The Wroxham en Hertfordshire, que aparece en el documento audiovisual, fue una de las participantes en el coloquio, que contó también con las intervenciones del filósofo y pedagogo José Antonio Marina, la presidenta de la Fundación Trilema, Carmen Pellicer, el presidente ejecutivo de ManpowerGroup y presidente de Human Age Institute, Raúl Grijalba, el presidente del Consejo Social de la Universidad de La Coruña, Antonio Abril, y el CEO de BSH Electrodomésticos, José Longás. El maestro de cemonias fue Juan Carlos Cubeiro, Head of Talent de ManpowerGroup y Mentor de Coaching en Human Age Institute.

Marina recordó que la escuela es el verdadero yacimiento de talento, la riqueza de la naciones, y volvió a insistir en que si España invirtiera el 5 por ciento de su PIB durante los próximos 5 años sería posible alcanzar niveles de excelencia en la educación. También se mostró pesimista sobre la posibilidad de que los políticos tomaran esta decisión.

José Longás, de BSH, aseguró que “hay que formar a las personas en la cultura del mérito y el esfuerzo y en competencias interculturales”.  El debate también evidenció que esos grandes contenedores de conocimiento, como son la universidad y la empresa, no disponen de los vasos comunicante adecuados. “No existe permeabilidad entre ellos”, dijo Antonio Abril, de la Universidad de La Coruña.

Carmen Pellicer, una de las coautoras del “Libro Blanco de la Función Docente“, reclamó un gran pacto social por la educación y aseguró que no se puede confundir éxito académico con éxito educativo”. Con todo, puso un nota de optimismo al decir: “A la escuela se llega llorado. No podemos lamentarnos de no tener medios. Con buenos medios se trabaja mejor, pero con lo que tenemos y la mejor disposición de los profes se pueden hacer muchas cosas”.

No le falta razón, pero no podemos dejar toda la responsabilidad de la educación en los profes mientras que los que tienen capacidad de decisión sobre la asignación de recursos no desempeñan adecuadamente la función para la que han sido elegidos.

Sin comentarios | Leído 48 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

*