La EPA ratifica la evolución positiva de la creación de empleo

La creación de empleo este trimestre ha sido mejor de lo previsto, llegando hasta los 63.000 empleos creados. De manera interanual se han creado 433.900 empleos. En concreto la evolución del empleo ha crecido a un ritmo del 2,5 por ciento de manera interanual. Sin embargo, el número de parados aumenta en 30.100 efectivos (0,6 por ciento) y el total se cifra en los 5.457.700 de desempleados. Respecto al año pasado la cifra desciende en 477.900 parados menos (-8,1 por ciento).

El comportamiento de la tasa de paro se ajusta a lo esperado y cierra el año en el 23,7 por ciento, destacando el nuevo descenso de los parados de larga duración, fruto de un incremento de la probabilidad de encontrar un puesto de trabajo (se eleva hasta el 8,0 por ciento en el IV trimestre 2014, nivel en el que no se encontraba desde finales de 2011). A pesar de ello, siguen sumando 3,3 millones de personas y representando un 63,8 por ciento del total.

En línea con las previsiones, la construcción y la industria son los sectores que recogen una mayor creación de empleo, si bien en todos los sectores ha aumentado la contratación, excepto Servicios, como viene sucediendo en los últimos trimestres de cada año, debido sobre todo a la finalización de la campaña de verano.

A pesar de que el sector público apenas crea empleo asalariado respecto al trimestre anterior, aumentan los empleados públicos por primera vez desde 2010 en términos interanuales y probablemente, como consecuencia de la cercanía de las elecciones. Son las administraciones regionales las que explican la mayor parte del aumento trimestral, precisamente, las que tienen las competencias en materia de educación. Una dinámica que guarda coherencia con el aumento de los ocupados en esta rama de actividad.

La mejora de la confianza en la recuperación económica está traduciéndose en un aumento de la contratación de personas por tiempo indefinido. Los contratos indefinidos aumentan en 110.900 personas, mientras que los temporales disminuyen en 41.000 personas, algo a lo que ha podido contribuir la tarifa plana aprobada a principios del año pasado y que vencía el 31 de diciembre.

Con respecto a la temporalidad, se ha producido un aumento de los trabajadores con jornada parcial (130.800 personas), después de haberse reducido en el trimestre anterior, principalmente, por la ampliación de la jornada laboral. La tasa de parcialidad regresa al 16 por ciento. Los ocupados a tiempo completo descienden fuertemente. Una tendencia que contrasta de forma significativa con el aumento de las horas efectivamente trabajadas por ocupado (3,3 horas a la semana respecto al trimestre anterior) y que tiene reflejo en un aumento de las horas extraordinarias (3 por ciento trimestral), especialmente, las no pagadas (8 por ciento trimestral).

En definitiva, la recuperación del empleo se acelera en la parte final del año y anima a parte de la población que abandonó la búsqueda activa de empleo. El perfil del incremento de la ocupación, sin embargo, refleja debilidades que podrían manifestar una futura ralentización del ritmo de crecimiento del empleo que hemos venido observando hasta ahora.

Sin comentarios | Leído 24 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

*