Las 10 Reglas de Oro para trabajar más y sentirse mejor

Una alimentación equilibrada y saludable, así como hacer deporte son claves para el bienestar físico y psicológico de las persona y, además, mejorar su rendimiento laboral. Según datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), una nutrición adecuada puede elevar los niveles nacionales de productividad hasta un 20 por ciento. En base a estos datos, Sodexo ha elaborado un decálogo de recomendaciones saludables que redundarán en un mayor bienestar personal y, como no, en un mejor rendimiento profesional. Este es:

1.-Comer cinco veces al día: Las autoridades médicas recomiendan hacer tres comidas diarias y tomar un snack a media mañana y media tarde, pues ayuda a regular el organismo. De las cinco comidas, la más importante es el desayuno, ya que aporta la energía necesaria para comenzar el día.

2.-Frutas y verduras a diario: Se recomienda tomar 2 raciones de fruta y tres de verdura al día por su alto contenido en vitaminas, minerales y fibra.

3.-Lácteos para huesos y dientes: La leche, el yogur, el queso y sus derivados proporcionan proteínas, calcio, vitamina D y otros minerales que son esenciales para la salud de los dientes y huesos.

4.-Carne, pescado y legumbres les aportará defensas: Las proteínas están implicadas en el funcionamiento del cuerpo, particularmente en su defensa contra las enfermedades. Las puedes encontrar en la carne y aves de corral, huevos, nueves, semillas y legumbres. Por su parte, el pescado proporciona proteínas, hierro y grasas esenciales. Esta regla es especialmente importante a la hora de conseguir unos buenos resultados de rendimiento, pues  según datos de la OMS, el 50 por ciento de la población mundial tiene un nivel bajo de hierro, que puede reducir el rendimiento del trabajo y física en un 30 por ciento.

5.- Cereales en desayuno y comidas: Los cereales proporcionan carbohidratos, fibra, vitaminas y minerales. Bajos en glucosa, los cereales ayudan a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre y proporcionan una liberación sostenida de energía para ayudar.

6.- Pocas grasas: Las grasas saturadas y transaturadas pueden aumentar el riesgo de enfermedades del corazón mediante el aumento de los niveles de colesterol malo y la disminución del colesterol bueno. Conviene sustituir este tipo de grasa por monoinstauradas, que se encuentran en los aceites vegetales, nueces, semillas y aguacate.

7.- Reducir los dulces: Limitar los productos procesados con azúcares añadidos, tales como refrescos, caramelos, pasteles y galletas. Este tipo de alimentos ofrece poco valor nutricional y es alto en calorías. El consumo excesivo o frecuente puede producir un aumento de peso.

8.- Cuanta menos sal, mejor: Evitar agregar sal en la cocina y en la mesa. Limitar el consumo de sodio a 5 gr. por día para evitar la hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

9.- 6 u 8 vasos de agua al día: El agua es esencial para la vida. Es necesario para la digestión, la absorción, la distribución y disolución de nutrientes, la eliminación de productos de desecho, y para regular la temperatura corporal. Beber mucha agua. 6 u 8 vasos al día.

10.- Hay que hacer deporte: La alimentación saludable y la actividad física regular son fundamentales para el mantenimiento de un peso saludable, ayudan a reducir el riesgo de enfermedades, mejoran la calidad del sueño y reducen el estrés acumulado durante la jornada laboral.

 

Sin comentarios | Leído 313 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

*