Las empresas expatrian a hombres, maduros y con hijos

Las personas que trabajan fuera de su país de origen cumplen, en su mayoría, con tres requisitos: son hombres (81 por ciento), de mediana edad (el 59 por ciento pertenece a la franja de edad de entre los 35 y los 54 años) y tienen familia (73 por ciento). Este es el retrato robot del expatriado, según los datos del informe “Global Mobility Trends Survey 2015”, realizado por Cigna y el Consejo Nacional de Comercio Exterior (NFTC).

Otras conclusiones destacables de dicho informe son las siguientes:

  • Estados Unidos, Europa y Asia son las zonas de origen más habituales de los expatriados.
  • Las oportunidades de expatriación se dan principalmente en áreas de trabajo relacionadas con la energía y en periodos largos de tiempo, generalmente entre 2 y 3 años.
  • Las compañías asiáticas han registrado el mayor incremento en el envío de empleados expatriados, mientras que las europeas son las que menos al descender del 10 al 8 por ciento.
  • La comunicación previa es el punto débil en los procesos de expatriados: El 38 por ciento de los encuestados recibió únicamente una comunicación antes de la salida.
  • Las principales áreas de comunicación con los expatriados se centran en compensación (80 por ciento), gestión de mudanza (67 por ciento) y beneficios en su seguro de salud (65 por ciento). Estas tres áreas son de gran importancia para los expatriados.

De acuerdo con los resultados de la encuesta, realizada a más de 2.700 expatriados pertenecientes a 156 países, la mayoría de ellos deja a sus familias en el país de origen por diversas razones siendo la principal el lugar de asignación que suele estar situado en mercados emergentes o en una ubicación remota, lo que condiciona a los expatriados para llevarse a su familia al país de asignación. De hecho, el 37 por ciento de los encuestados afirma que no se llevaría a sus hijos durante la expatriación.

En cuanto a las razones para aceptar un proyecto de expatriación, el espíritu de aventura, el potencial para perfeccionar las propias habilidades y el atractivo de vivir en el extranjero se mantienen como los principales motivos. Pero, ¿a dónde se trasladan?  Asia, América Central y África subsahariana son los continentes donde más crecieron los expatriados mientras que las zonas más desarrolladas como Europa, Oriente Medio y Norte de África fueron las que descendieron hasta el 19 y 16 por ciento, respectivamente.

¿Por qué las empresas invierten en programas de expatriación? La reducción de costes (63 por ciento), la expansión a otros países (39 por ciento) y la competencia por el talento (38 por ciento) son los factores clave que llevan a las empresas a invertir en programas de expatriación, según determina este estudio.

La mayoría de los empleados incide en la necesidad de una mayor flexibilidad en el diseño del proceso de expatriación. De manera similar a los resultados de 2013, los empleados creen que se deberían tener más en cuenta las necesidades del expatriado y su familia y no solo las de la propia empresa. Además, el hecho de que muchas de las empresas miren por la reducción de costes, obteniendo así beneficios, podría desembocar en unas consecuencias negativas, ya que pese a ser beneficioso a corto plazo, en un futuro afectaría a la satisfacción y lealtad del expatriado y al éxito de la propia empresa.

Los expatriados consideran que, en algunas ocasiones, el regreso a casa puede suponer un choque cultural. Sin embargo, el 57 por ciento reconoce no saber si el empleador realiza un seguimiento del expatriado una vez regresa al país de origen y el 23 por ciento declara que su empleador no realiza un seguimiento de los expatriados después de la repatriación. Es más, poco más de la mitad (54 por ciento) de los expatriados que respondieron a la encuesta dicen que su empleador tiene un programa de repatriación formal.

1 Comentario | Leído 55 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Un comentario en “Las empresas expatrian a hombres, maduros y con hijos”

  1. Javier Hernández dice:

    Estoy muy de acuerdo con el artículo.

    La razón de que no haya una comunicación con suficiente tiempo, es no dejar al futuro expatriado tiempo de reacción.

    Y si a esto, le unimos las amenazas que van detrás, del tipo:
    – Si no te vas, te despedimos
    hacen que el expatriado lo sea forzosamente casi en su totalidad, frente a lo que pasaba hace años, concretamente en el sector de la construcción, que los recién titulados, sin cargas familiares, se iban a Arabia Saudí a realizar obras para ganar mucho dinero en poco tiempo, con la compensación de dos billetes de avión ida/vuelta al año, a cargo de la empresa.

Deja un comentario

*