Las multinacionales también exportan talento | José Antonio Carazo

Las multinacionales también exportan talento

La mayoría de las compañías multinacionales (56 por ciento) espera aumentar sus asignaciones internacionales a corto plazo en 2016. Dentro del próximo año, cerca de la mitad de las compañías anticipa un aumento de los traslados permanentes (54 por ciento), asignaciones de desarrollo y formación (50 por ciento) y contrataciones locales (47 por ciento). Un porcentaje menor de los participantes (44 por ciento) prevé un aumento de las asignaciones tradicionales a largo plazo.

Estos son algunos de los principales datos que se pueden extraer del Estudio mundial de Políticas y Prácticas de Asignación Internacional de Mercer que cuenta con la participación de 831 compañías multinacionales con alrededor de 29 millones de empleados en conjunto. El Informe concluye que más de la mitad (51 por ciento) aumentó sus asignaciones de corta duración y los traslados permanentes (50 por ciento) los dos últimos años, mientras que sólo el 43 por ciento aumentó las tradicionales asignaciones de larga duración. Globalmente, el 85 por ciento de las compañías tienen una política para las asignaciones internacionales (subiendo desde el 81 por ciento en el año 2012).

El informe también resalta un marcado aumento de compañías con varias políticas en marcha para las asignaciones internacionales (pasando del 64 al 57 por ciento), como consecuencia de la tendencia de diversificación de las asignaciones.

Claves de las asignaciones, obstáculos y datos demográficos

Las cinco principales claves para las asignaciones internacionales son: ofrecer habilidades técnicas específicas que no están disponibles localmente (47 por ciento), asegurar el traspaso del conocimiento (43 por ciento), ofrecer habilidades directivas específicas (41 por ciento), facilitar la gestión de carrera y el desarrollo de liderazgo (41 por ciento), y cubrir necesidades específicas de un proyecto (40 por ciento). En el futuro, el 57 por ciento de las compañías espera que crezca el número de asignaciones clave o estratégicas, el 51 por ciento espera aumentar los asignados más jóvenes y el 41 por ciento anticipa más asignaciones en ubicaciones remotas. Las compañías afirmaron que aumentarán las asignaciones a Estados Unidos, China, Reino Unido, Singapur y Brasil.

La dualidad en la carrera, por ejemplo el reto de ayudar a gestionar las aspiraciones profesionales de los cónyuges y ‘problemas familiares’, es citada como la principal barrera para la movilidad de empleados, señalada por el 37 por ciento de los participantes como un obstáculo grande. El coste de las actuales condiciones es señalado como el segundo obstáculo (35 por ciento), seguido por condiciones difíciles (25 por ciento) y gestión de carrera (23 por ciento). No obstante, todos estos obstáculos son considerados menos importantes que en el estudio anterior, lo cual sugiere que las compañías están aplicando medidas activas para solucionar estos problemas.

Con el aumento de asignaciones alternativas como los commuters y asignaciones de corta duración, las empresas están superando muchos de los principales obstáculos de la movilidad. Los empleados en estas asignaciones están menos dispuestos a llevar a su familia con ellos, permitiendo al cónyuge seguir trabajando en su país y ahorrando a la compañía costes. No obstante, estas asignaciones pueden conllevar importantes retos normativos, ya que es obligatorio para la compañía un seguimiento exhaustivo de los asignados en términos de fiscalidad, Seguridad Social e inmigración. Cometer un error podría llevar a exponer tanto a la compañía como al empleado a serias sanciones legales y financieras.

La proporción de mujeres expatriadas se ha incrementado, subiendo la media mundial a un 15 por ciento, desde un 12 por ciento en 2013 y un 9 por ciento en 2010. En cuanto a la edad media, la mayoría de los asignados de larga duración (66 por ciento) tienen entre 35-55 años, mientras que los asignados de corta duración cada vez son más jóvenes, por debajo de 35 años (el porcentaje ha subido a un 48 por ciento desde el 45 por ciento en 2013). Con una media del 10 por ciento y el 7 por ciento respectivamente en asignaciones de larga duración y de corta duración, los mayores de 55 años siguen estando escasamente representados en el contexto de la movilidad. La inminente escasez de habilidades ante el envejecimiento de la población posiblemente cambiará este panorama en los próximos años.

Sin comentarios | Leído 29 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*