Las personas, los mejores argumentos comerciales de las empresas | José Antonio Carazo

Las personas, los mejores argumentos comerciales de las empresas

Hace unas semanas se emitió en televisión un spot de la cadena de supermercados Consum en el que salía un grupo de empleados brindando. El mensaje decía que lo más importante de la empresa eran sus personas. No ‘vendía’ nada más. Desde hace unos meses Balay anuncia algunos de sus electrodomésticos con el apoyo de varios trabajadores de fábrica que dicen: “Esta lavadora lleva algo de mí”. La compañía energética Endesa hace meses que utiliza el slogan: “Luz, gas, personas”.

Son sólo algunos ejemplos de la importancia que han alcanzado las personas como elementos diferenciales en las empresas. Pero, no sólo porque lo digan sus directores generales (que ya hace tiempo que lo vienen diciendo), sino porque muchas están demostrando que es así. La prueba es que en ocasiones como las citadas son los propios empleados los que colaboran en campañas de publicidad e imagen. Algo habrá detrás.

De un tiempo a esta parte se ha puesto de moda hablar de Marketing de Recursos Humanos. La función de personal, que hace muchas cosas positivas y otras que son menos gratas, ha aprendido a ‘vender’ sus productos y servicios. Está utilizando técnicas marketinianas para llegar a las personas, para comunicar a sus públicos internos y externos, para poner en valor su trabajo y sus proyectos e iniciativas. El mercado prima las políticas de RR.HH. que tratan bien a las personas, que velan por su bienestar, que las desarrolla. Las empresas se han dado cuenta y están actuando en consecuencia.

Las políticas de Recursos Humanos se han convertido en los mejores argumentos comerciales para las empresas. Muchas buscan reconocimientos externos (certificaciones, premios) que avalen sus prácticas. Otras, además, hacen gala de ello. Casi siempre son las grandes empresas las que lo llevan a cabo, pero no olvidemos que esas grandes empresas deben convertirse en referentes a seguir por los demás. Todo esto es positivo porque supone un compromiso público y dar un paso de no retorno en el que quienes salen beneficiadas son las personas.

Pero, no olvidemos que no se puede contar lo que no existe. Muchas empresas, y organizaciones de todo tipo, desarrollan políticas innovadoras y avanzadas para que sus trabajadores estén más satisfechos, para velar por su bienestar, para atraer y retener talento y –por supuesto- para ser más eficaces y rentables. No lo hacen para ganar premios, pero algunas lo consiguen como las que han sido galardonadas este año (y los anteriores) con los Premios Capital Humano.

Sin comentarios | Leído 90 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*