Mercado laboral: ¿Qué hacemos con los jóvenes?

En el primer trimestre de 2013 había registrados 933.300 jóvenes desempleados. Su tasa de desempleo es el doble que la media nacional, aunque eso ha sido así casi siempre tanto en España como en la mayoría de los países occidentales. Las cifras, que son espectaculares, no revelan exactamente la dimensión del problema puesto que muchos jóvenes de 25 años sieguen estudiando por lo que no son personas que se dediquen exclusivamente a buscar trabajo.

En problema más importante es que ese casi millón de desempleados jóvenes no responden al mismo perfil. El estudio “Objetivo: Reducir el desempleo juvenil en España. ¿Qué tienen que hacer Administración, empresa, educación y jóvenes?”, realizado por el IESE con la colaboración de Citi, ha identificado tres tipos de jóvenes desempleados. A saber:

–          Achievers. Jóvenes con mucho potencial, motivados y ambiciosos, con buena educación y al menos el dominio de una lengua extranjera, que prefieren salir de España antes que quedarse aquí sin trabajo y que representan lo que se ha denominado “fuga de cerebros”.

–          Average. Jóvenes con escasa educación, que no hablan ninguna lengua extranjera y que si salieran de España mejorarían notablemente sus capacidades.

–          Unskilled. Jóvenes que han abandonado los estudios, que no tienen habilidades profesionales concretas y que necesitarían terminar, al menos, la educación secundaria, y adquirir algún tipo de habilidad que les permitiera insertarse en el mercado laboral.

En resumen, hay tres tipos de jóvenes: los que están preparados y no se conforman con su status actual, son proactivos; los que no tienen formación suficiente pero sí la base para poder mejorar; y los que carecen de formación y habilidades lo que les sitúa en una situación crítica.

El informe ha identificado alguna importantes carencia en el sistema educativo español y en la políticas públicas. Sin ánimo de ser exhaustivos se pueden citar desajustes entre la cualificación de los jóvenes españoles y la demanda laboral, un desajuste de las competencias que necesitan las empresas,  falta de orientación para los jóvenes, falta de mentalidad de futuro para planificar una carrera internacional o de emprendimiento, demasiada burocracia administrativa, un marco jurídico que dificulta la contratación de jóvenes y la falta de plataformas públicas donde la oferta y la demanda de jóvenes trabajadores se encuentren.

Las recomendaciones del informe dirigido por el profesor José Ramón Pin Arboledas se orientan en cuatro direcciones: Administración Pública, sector privado, sector educativo y los propios jóvenes. Son estas:

Administración Pública:

–          La Administración Pública debería orientar a los jóvenes hacia donde haya empleo.

–          Implementar un nuevo modelo industrial en España.

–          Se debería promover un nuevo marco legal más sencillo para la contratación juvenil y reducir la burocracia.

–          Actualizar la formación de desempleados o empleados desmotivados.

–          Diseñar unas políticas de empleo diferentes para cada grupo de personas.

–          Es necesaria una mayor colaboración entre las empresas y los centros educativos.

–          Instituir la figura del orientador, orientador profesional y de formación.

–          Crear condiciones favorables para que los jóvenes que han emigrado.

 Sector privado: 

–          Participar en consejos que aúnen empresas y educación.

–          Continuar con sus programas de RSC.

–          Tomar arte en los programas de Formación Profesional Dual.

–          Ayudar a implementar la Garantía Juvenil.

–          Formar parte de la Iniciativa de Empleo Jóven y del marco creado por la “Estrategia”.

Sector educativo:

–          La Formación Profesional Dual es una posible solución para dar una imagen a este tipo de educación.

–          Orientar a los jóvenes y a sus padres a la hora de elegir carrera.

–          Programas de emprendimiento.

–          Programas de formación para habilidades sociales y personales para jóvenes desfavorecidos.

–          Participar en consejos que aúnen empresas y educación.

–          Introducir la orientación laboral entre las asignaturas de los colegios.

Jóvenes:

–          Centrarse en las lenguas extranjeras.

–          Centrarse en las habilidades sociales.

–          Mentalidad internacional.

–          Ser proactivos.

 

Sin comentarios | Leído 75 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

*