Que se vayan los buenos o que se queden los malos, ese es el dilema

Cristina Garmendia, ex ministra de Ciencia y Tecnología, decía recientemente en el Foro Asesores que Wolters Kluwer | A3 Software acaba de celebrar en Barcelona, que “posiblemente si formas a tus empleados se marchen.; prueba a no formarlos, seguro que se quedan”. Es una cuestión de elegir la opción más arriesgada: que se vaya los buenos o que se queden los malos. Evidentemente, si la formación de las personas está acompañada de una batería de políticas de gestión atractivas, la probabilidad de que los mejores se queden será mayor.

Una de las demandas que históricamente los empleados solicitan a sus empresas es la formación en el ámbito laboral: que las propias compañías se involucren y posibiliten la formación continua de los trabajadores. El objetivo no es otro que mejorar sus resultados dentro de la compañía y seguir renovándose, tanto dentro de la empresa, como en su propia carrera profesional.

Adecco Training, consultora especializada en formación del Grupo Adecco, ha tomado el pulso al mercado laboral para saber qué importancia se le sigue concediendo a la formación dentro de las empresas. Las conclusiones de su estudio son las siguientes:

  • 4 de cada 10 compañías consultadas reconoce haber incrementado la inversión en formación en 2013 frente al 60,2 por ciento de las empresas que lo han reducido. En la anterior edición, los porcentajes estaban invertidos pues era el 45 por ciento de las compañías quien reducía el presupuesto en formación.
  • A pesar de ello, el 84 por ciento de los encuestados considera la formación una parte estratégica de su compañía.
  • El 40 por ciento de la inversión en acciones formativas realizada en 2013 se ha destinado a habilidades técnicas, formación íntimamente ligada a la cuenta de resultados, lo que confirma la apuesta por la formación como herramienta de productividad y competitividad de las empresas.
  • Para 2014, las acciones de formación que se perfilan como críticas son las relacionadas con las habilidades comerciales, la productividad y, por primera vez, la motivación, que son las que más han crecido en el último año. Acciones que claramente tienen que ver con los resultados de la empresa pero también con el bienestar de los trabajadores.
  • El 96 por cinto de las compañías consultadas por Adecco Training cree que desarrollar un entorno feliz entre los trabajadores mejora la productividad y, por tanto, los resultados económicos de la empresa.
  • 9 de cada 10 trabajadores se muestran satisfechos con ella, aunque existen diferentes matices: para un 49,6 por ciento) estas acciones son satisfactorias; un 36,6 por ciento se siente bastante satisfecho con ellas y un 7,3 por ciento las valora como muy satisfactorias. Sólo el 6,4 por ciento de los trabajadores se muestra descontento con la formación que recibe por parte de su empresa.
  • Un 54 por ciento utiliza encuestas de satisfacción al alumno al final de cada acción formativa como fórmula para medir el retorno de la inversión en formación, frente al 28,7 por ciento que utiliza el feedback de mandos o el 9 por ciento que emplea herramientas de seguimiento personalizadas.
Sin comentarios | Leído 96 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

*