Racionalización de horarios, 11 años clamando en el desierto | José Antonio Carazo

Racionalización de horarios, 11 años clamando en el desierto

Hoy se han cumplido 11 años desde la creación de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (ARHOE), una organización que ha trabajado para sensibilizar a la sociedad española de la necesidad de un mejor uso del tiempo, de racionalizar nuestros horarios y normalizarlos con los de los demás países de la Unión Europea. Y, para ser sinceros, con poco éxito.

En una convocatoria pública Ignacio Buqueras, Presidente de la Comisión, ha explicado todas las acciones que durante estos once años se han llevado a cabo, así como los logros y avances que se están consiguiendo en esta última etapa en materia de racionalización de horarios y conciliación de la vida laboral, familiar y personal.

En estos once años de andadura, esta institución ha llevado a cabo una intensa actividad de sensibilización de los distintos estamentos de la sociedad española acerca de la necesidad de modificar nuestros hábitos en materia de horarios. Para ello, ha realizado más de 1.000 eventos por toda la geografía española, además de sostener reuniones y alcanzar acuerdos con todo tipo de instituciones, empresas y entidades de carácter público y privado. Gracias a todo ello, la Comisión Nacional ha conseguido que representantes de 134 instituciones y entidades –ministerios, comunidades autónomas, universidades, organizaciones empresariales, sindicales y sociales, y miembros destacados de la sociedad civil– formen parte de esta organización.

Durante ya más de una década la Comisión Nacional ha trabajado para la sensibilización de la sociedad española acerca de un mejor uso del tiempo y la necesidad de racionalizar los horarios en nuestro país y normalizarlos con los de los demás países de la Unión Europea de la que formamos parte, y somos una singularidad. Según Ignacio Buqueras, “durante estos once años, hemos logrado que tanto en el ámbito privado como en el público se hable de los horarios, se tome conciencia de su importancia en la vida diaria, y que la conciliación de la vida personal, familiar y laboral precisan de unos horarios racionales. Debemos eliminar la cultura del presentismo. Abogamos por la cultura de la eficiencia buscando la excelencia y para ello no debemos pasar más horas en el trabajo, sino ser más productivos y rendir  más en las horas estipuladas por convenio. En una palabra, optimizar y gestionar mejor el tiempo. Sin duda, la conciliación es rentable”.

La necesidad de unos horarios racionales tiene como objetivos prioritarios: conciliar nuestra vida personal, familiar y laboral; aumentar la productividad; apoyar el rendimiento escolar; favorecer la igualdad; disminuir la siniestralidad; facilitar la globalización;  mejorar nuestra calidad de vida; cuidar y mantener hábitos saludables; dormir el tiempo suficiente, y, en definitiva, dar mayor valor al tiempo. Todo esto pasa, ineludiblemente, por racionalizar nuestros horarios, para hacerlos convergentes con los países de  economías  más avanzadas.

Por parte de las empresas, las políticas de conciliación y bienestar han ido evolucionando de forma positiva. Pero, la lucha de ARHOE por modificar los horarios del “prime time” en las televisiones o de los partidos de fútbol han caminado en dirección contraria al sentido común.

Sin comentarios | Leído 155 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*