Si hablamos de personas, hablamos de Mateo

Las redes sociales tienen grandes ventajas y algunos inconvenientes. Aunque, en la mayoría de los casos, ventajas e inconvenientes se deban al uso que se haga de las mismas. No es este el momento ni la ocasión de hacer inventario de problemas o beneficios. Hoy el objeto de este comentario no son las redes sociales, aunque las esté utilizando para hacer llegar a los que lean este post un comentario ciertamente atípico.

Como decía, las redes sociales tienen ventajas y una de ellas es la capacidad para hacer llegar noticias, opiniones o inquietudes a muchas personas. Y de hacerlo de forma poco agresiva. Simplemente se cuelga un post y el que quiere lo lee (incluso hasta el final). Habitualmente los comentarios y noticias que suelo colgar en este blog se refieren siempre a temas relacionados con la gestión de personas, que es mi centro de interés y el de la mayoría de mis lectores. Por tanto, hoy también voy a hablar de personas. De una en concreto.

En esta ocasión quiero dedicar estas líneas a una persona que no conozco. Se llama Mateo. Debe tener 4 meses y seguro que es un niño encantador. Podríamos preguntárselo a sus padres, o a su tío, mi buen amigo Eugenio de Andrés. Pero, no es un niño normal, desgraciadamente no lo es. O, mejor dicho, es un niño normal pero que tiene un problema, un serio problema: necesita con urgencia un trasplante de médula ósea. Supongo que Mateo se encuentra en el mismo caso que otros niños de su edad, o mayores, o más pequeños.

Su familia ha creado una web en la que ofrece toda la información necesaria para ayudarle o para ayudar a otros en su misma situación. Los trasplantes de médula son más sencillos de lo que parece y casi cualquiera puede ser donante. Eso no garantiza que Mateo vaya a recibir la médula que necesita. Antes debe encontrarse un donante compatible y tiene que llegar su turno. Las donaciones son anónimas y los donantes no saben a quienes van a parar. Es la grandeza de la donación.

Cuando tenemos conocimiento de casos como el de Mateo es cuando nos damos cuenta de qué es lo urgente y qué es lo importante. Los que afortunadamente no estamos en una situación así no sabemos lo que pasan las familias que sí se tienen que enfrentar a situaciones complejas en las que casi todas las soluciones NO están en su mano. Si este comentario sirve para extender la sensibilización hacia casos como este habrá cumplido sobradamente su misión. El mundo no se mueve con grandes impulsos sino con pequeños empujones que podemos dar cada uno de nosotros.

1 Comentario | Leído 124 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Un comentario en “Si hablamos de personas, hablamos de Mateo”

  1. Marta dice:

    Cuanto me alegra haber leído este post en este blog profesional. Donar Médula es muy fácil, yo misma lo hice hace un mes en el hospital Doce de Octubre y solo supone un pinchacito, como cuando vas a hacerte un análisis de sangre. Desde aquí animo a todo aquel que lo lea a entrar en la página http://medulaparamateo.com/.
    Gracias Jose Antonio por hablar de personas, por hablar de Mateo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *